· 

¡Ya están aquí las primeras codornices!


Ejemplar macho de codorniz. Foto: Palomeando

Poco a poco van llegando las primeras africanas, uniendose a las que ya están aquí desde la invernada. Te vamos a contar un poco más de esta pequeña migratoria.

La más pequeña de nuestras migratorias es un ave ligada a los medios abiertos de la Península y ambos archipiélagos, desde las llanuras cerealistas hasta las amplias extensiones desarboladas de los páramos. Su característico canto ya nos indica que están en nuestros campos.

La sequía del norte de África, hace que España quede dentro de un bocadillo muy apetecible para la codorniz, por mucho que se la haya cazado en Marruecos (siempre a destiempo y de forma insolidaria), a pesar de la distribución de un ave casi Paleártica y con otros asentamientos cuyas pautas migratorias siguen siendo unas grandes desconocidas.

Se trata de un migrante de largo recorrido, con los principales territorios de invernada situados al sur del Sáhara (caso de las poblaciones de Europa occidental). Además existen movimientos nomádicos en función de la pluviometría y de condiciones concretas de cultivos y pastizales, habitualmente hacia el norte a medida que avanza la primavera y el verano. Hay algunas poblaciones invernantes en la Península, y posiblemente en aumento.

En España ocupa la práctica totalidad de la Península, encontrándose ausente del área central de la Cordillera Cantábrica y de las zonas más secas del litoral levantino. Está presente también en todas las islas de Baleares y Canarias.

Cazan codornices, como siempre, los que tienen cotos en lugares húmedos donde abundan los arroyos, no recojen la paja y hay maizales y oleaginosas donde se resguardan estas aves.

Para poder volver a cazar codornices en España como antaño, deben de conciliarse en fechas cuatro factores determinantes. Y esos factores no son otros que: la meteorología, la biología de la especie, la cosecha tanto cerealista como forrajera, y las fechas de la desveda. Si alguno de estos cuatro factores básicos se desnivela, la caza de la codorniz se va al garete. De todas maneras, con conciliación y sin ella, las escopetas abaten muchas menos de la décima parte de las que mata un insensible laboreo del campo.

Seguiremos informando conforme lleguen más ejemplares y así saber que nos depara la media veda 2018

 

 

Setter de la Armiñén

Iñigo Martínez


Las primeras africanas llegaron hace unos días, señal de que cada vez queda menos tiempo para la Media Veda del 2018.

La tónica general es que cada vez es menor el número de codornices que nos visitan y que se ven durante el período de caza. Una pena ya que considero que es una buena escuela para l@s jóvenes.

Veremos este año. La esperanza es lo último que se pierde.

 

Os dejo un vídeo de Gayangos Kira (Zar de Gayangos & Jara de Gayangos) de la pasada Media Veda 2017.

Informa: Palomeando


Escribir comentario

Comentarios: 0