· 

Resumen del período de reproducción de becadas 2018


El balance de la temporada de reproducción 2018 se realiza a partir de las condiciones que prevalecieron durante el llamado período crítico para la reproducción y posteriormente al secundario, en tres zonas ocupadas por becadas equipadas con PTTs desde 2015

Estas regiones son:

  • La zona noroeste de la Rusia europea, entre los Urales y los Grandes Lagos de Carelia,
  • La zona fronteriza entre el oeste de Rusia, el sur de Finlandia y norte de Ucrania,
  • Polonia

 

 

1. En la zona rusa, donde las aves pueden haber llegado a principios de mayo, las temperaturas se situaron por encima de la media. Después regresaron a valores normales para todo el período comprendido entre el 10 de mayo y el 10 de junio. Por el contrario, en las zonas más septentrionales, el comienzo de junio fue más frío, con máximas cerca de 10 ° C y mínimas cercanas a 0 ° o negativas, una situación normal para la época.
La situación hídrica estaba equilibrada y la humedad del suelo era satisfactoria, gracias a las lluvias regulares. La situación meteorológica de esta área no ha dado motivos de preocupación para el período crítico.

 

Para el resto del período de reproducción, llamado secundario, ha hecho calor por todas partes, aunque Rusia no ha experimentado las anomalías de temperatura más fuertes, como fue el caso de Feno Escandinavia. Por otro lado, la situación de las temperaturas y la precipitación fue muy heterogénea de una parte de la zona rusa a otra, lo que puede haber producido importantes disparidades locales en la cría de las polladas. En lo que respecta a las precipitaciones, el noroeste de Rusia recibió lluvias regulares, con la excepción de la región de los Grandes Lagos de Carelia donde el déficit de agua no ha sido compensado, mientras que en el área de ARHANGELSK (área del ptt 622) no recibió lluvia entre principios de julio y principios de agosto, pero allí el déficit se compensó gracias a las lluvias del final agosto. Más al este, en el norte del OURAL (área ptt 619), también se ha dado una situación de temperaturas muy caótica, con unas mínimas acercándose a 0 ° a fines de agosto.

 

En la región de los Grandes Lagos de Karelia, se observa un ligero déficit de agua; sin embargo, incluso pequeñas cantidades de precipitación fueron regulares.

 

Para la zona rusa, aunque el período crítico parece haber sido satisfactorio,

la heterogeneidad de las temperaturas y precipitaciones de una región a otra

que le siguió impide hacer una estimación optimista global.

 

 

2. En la llamada "zona fronteriza" donde las aves pueden haber llegado a mediados de abril, la situación de las temperaturas para el llamado período crítico fue entonces la misma que en Rusia y continuó entre el 10 de mayo y el 10 de junio. Sin embargo, se detectó un descenso al final del período comprendido entre el 6 y el 10 de junio, pero sin mínimas negativas, y con máximas que con frecuencia alcanzan los 20 °C.

 

Se observó la aparición de un ligero déficit de agua, principalmente al oeste del

área, debido a una escasez prolongada de lluvia. Con este pero, la situación meteorológica en esta área no suscita preocupación.

 

Para el período secundario, en esta zona las precipitaciones hicieron que el déficit de agua se redujera, particularmente en la región de SMOLENSK (área 625) y Bielorrusia (área BEROJA). Este no sucedió al norte de esta área, en el Golfo de Riga y Finlandia, a pesar de las lluvias regulares, pero aún escasas, como en la región de PSKOV (zona del 620). Más al sur en el norte de Ucrania, la ausencia de precipitaciones en agosto también condujo a la ampliación del déficit hídrico; este es particularmente el caso en la región de Sumy (zona de Quinsou).

 

En términos de temperatura, el período está marcado por temperaturas más altas cálidas de lo normal, debe tenerse en cuenta que la única anomalía más fría toca precisamente esta región a principios de julio. Sin embargo, esta observación debe ser ponderada por las temperaturas máximas normales para ese período. La anomalía de temperatura más cálida golpea el sur de Ucrania, área donde no hay becadas equipadas con PTTs.

 

Por lo tanto, para la llamada zona fronteriza, después de un período crítico satisfactorio, una situación distinta caracteriza el período secundario, con un marcado déficit de agua en las partes norte y sur a pesar de la lluvia regular. Aunque la cría pudo haber sido difícil, probablemente fue bien en otros lugares.

3. En la zona polaca, después de un mes de marzo bastante frío, la situación fue satisfactoria con la probable llegada de las aves hacia el comienzo de abril. Después, durante el período crítico entre el 15 de abril y el 15 de mayo, las temperaturas subieron, especialmente en la parte que limita con Europa Central. Gracias a las lluvias débiles pero regulares, el balance hídrico fue más equilibrado al norte que en las proximidades de los países bálticos, donde llovió con menos frecuencia, especialmente a principios de mayo. La situación meteorológica en esta área no era motivo de preocupación, aparte de ligero déficit de agua en el noreste de Polonia.

 

 

Posteriormente, Polonia lamentablemente no escapó al calor, especialmente a finales de julio y principios de agosto, experimentando entonces una anomalía de temperatura positiva tan importante como en Finlandia. Por lo tanto, si observamos las regiones frecuentadas por las becadas 615 o 624, la diferencia térmica entre finales de mayo y finales de agosto está ahí respectivamente en + 3.16 ° y + 3.42 °. Con esta situación tan cálida, y con el posible déficit de agua, particularmente en el Golfo de GDANSK (zona 624), la reproducción pudo ser interrumpida, confrontando simultáneamente a los polluelos con el calor y la ausencia de precipitaciones.

En conclusión, después de un período crítico de reproducción marcado por valores de temperatura bastante por encima de la media y un balance hídrico bastante deficitario que hizo que se estimara que las condiciones climáticas para el período crítico de reproducción parecían satisfactorias, el período secundario matiza más esta evaluación.

 

Julio y agosto probablemente interrumpieron el curso de la reproducción en
ciertas áreas Por supuesto, aunque el calor ha estado por todas partes, es especialmente en Feno Escandinavia donde se sufrió más. Sin embargo, no se considera que esta área proporcione la mayoría de las becadas invernantes en Francia. Pero para las áreas destacadas por becadas equipadas con PTTs en Francia, el resto del periodo de cría también tuvo condiciones menos favorables que durante el período crítico, debido al calor y la baja humedad del suelo, la sequía de los suelos, por lo tanto, se ha agravado en algunas regiones.

 

Es especialmente el gran contraste de la situación térmica y de humedad entre una zona a otra durante el período secundario lo que nos anima a mantener la cautela y no generalizar.

 

De hecho, la gran variabilidad de las condiciones climáticas según las zonas de
nidificación probablemente dará lugar a disparidades en el número de becadas invernantes, aunque tal vez, estas disparidades podrían acentuarse en nuestras áreas de caza en la fase migratoria, dependiendo del estado del suelo receptor en nuestro país.


Las condiciones climáticas durante la temporada de cría sugieren una
densidad en la media durante la temporada de caza 2018/2019, con fuerte
contraste de una región a otra y también puede presentar disparidades significativas dentro de la misma área.

Informa: CCBP- Club de Cazadores de Becada


Escribir comentario

Comentarios: 0